Naciones Unidas pide ampliar la misión en Somalia

Somalia: UN Chief Lobbies for Bigger Amisom Force

Peter Leftie

14 December 2011


Kenya’s efforts to send troops to Somalia received a major boost after UN boss Ban Ki-moon asked the Security Council to expand the African Union Mission in Somalia (Amisom).

The UN secretary-general lobbied the powerful council to allow more troops join the peacekeeping force to secure parts of Somalia that have been liberated by the Kenya military and the Transitional Federal Government troops in Operation Linda Nchi.

A statement from the Security Council quoted Mr Ban telling representatives of member states that the withdrawal of insurgents from Mogadishu and their retreat from other parts of the country following Kenya’s military operation presents an opportunity for the international community help stabilise the country.

The UN boss was briefing the council on his visit to Kenya and Somalia last week in New York on Tuesday. (READ: UN boss lauds Kenya “sacrifice” in Somalia operation)

Mr Ban stressed the importance of Amisom being able to station soldiers beyond Mogadishu, which requires that the force be brought to its full strength of 12,000 troops.

The force also needs to be provided with the necessary equipment, including air assets like helicopters, and military engineering capabilities.

“As more territory is liberated, the federal government must strengthen its outreach to the local population and form new regional entities in line with the Transitional Federal Charter.

“On the military front, we must not exclude the incorporation of new forces and the expansion of Amisom,” the UN boss stated.

He added that a joint AU-UN assessment was underway and its proposal would be presented to the council.

Last week, Parliament endorsed the government’s plan to add its troops to the peacekeeping force.

Expressed interest

Besides Kenya, Djibouti, Nigeria, Sierra Leone and Guinea governments have expressed their desire to send their troops to the peacekeeping force in Somalia.

Only the UN Security Council is mandated to authorise the sending of additional troops to Amisom.

Currently, only Burundi and Uganda are providing troops to the peacekeeping force.

Mr Ban also echoed an appeal by the African Union for the council to consider more financial and logistical support to Amisom.

“We must also boost our efforts to safeguard civilians and the safety of the relief supply route,” he said.

Copyright © 2011 The Nation. All rights reserved. Distributed by AllAfrica Global Media (allAfrica.com).

Artículo sobre las elecciones en República Democrática del Congo

DR Congo delays election results

The national elections commission the Democratic Republic of Congo have delayed the announcement of results in that country’s election for a further two days as returns have not been received from all polling stations. The delay adds to problems in a vote marred by violence, logistical problems and allegations of fraud.

joseph_kabila_gbgm-umc
“Yes, there is a 48-hour delay,” Laurent Ndaye, a spokesman for Congo’s national election commission, told Reuters. “We have not received all the official tallies from polling stations, that is the reason.”Partial preliminary results from the November 28 vote, representing 70 percent of the ballots cast, give President Joseph Kabila a 10-point lead over Etienne Tshisekedi.

Kabila has 46% of the vote, with Tshisekedi trailing with 36% with two-thirds of the ballots counted.
The opposition has said it will reject the outcome.

There are fears rising that a rejection of the results will unleash bloodshed. Tshisekedi enjoys broad support in Kinshasa, a city of 10 million people, as well as the two southern Kasai provinces, which have seen security beefed up in recent days.

There was a heavy security presence on the streets of the capital on Tuesday, and some residents piled into boats to cross the Congo River into neighbouring Congo Republic, fearing renewed violence after the results.

Interesante artículo sobre Etiopía. AFP

Ethiopia’s crackdown ‘a threat to democracy’

ADDIS ABABA — A spate of arrests and terrorism charges leveled against opposition politicians and journalists in Ethiopia this year raises fears of a government slide away from democracy, analysts warn.

“The sheer numbers of arrests and prosecutions this year indicate a systematic crackdown, a systematic dismantling of the last few independent voices,” said Amnesty International’s Ethiopia researcher Claire Beston.

“The democratic process has been made a mockery by the events this year,” she added.

In November, 24 people were charged with terrorism and three journalists fled the country, citing fear of prosecution or imprisonment.

Local media also reported in November that an Ethiopian man called on his compatriots to fight for freedom, before torching himself to death.

“This is indicative of the desperation that people are starting to feel in Ethiopia,” Beston added.

The case follows several mass arrests: over 150 opposition members and journalists have been jailed since January, the worst crackdown since the country’s bloody 2005 elections, according to rights groups.

Scores, including two Swedish journalists arrested after entering illegally into Ethiopia, are charged with terrorism.

“We have reached a seminal point, which unfortunately we hit in the 2005 post-election crisis,” said Tom Rhodes, from the Washington-based Committee to Protect Journalists (CPJ).

“We were always afraid of reaching those dark days again and I feel now in 2011, six years later, we’ve reached them,” he told AFP.

Political science professor Merera Gudina said the unrest is a popular reaction to a worsening economic climate in the country, where basic costs are rising.

Food prices have jumped 63 percent from last year, according to the World Bank.

“The cost of living is really dramatically increasing and many people are going hungry,” the Addis Ababa University teacher said. “Hostility from the population can be expected.”

But government spokesperson Bereket Simon insists the ruling party is “trying its best” to address social and economic inequality.

“The government is moving in the right direction, there might be problems here and there, but we are solving problems as we go along,” he said.

Ethiopia is one of Africa’s fastest growing economies and has seen great improvements in the areas of child mortality and malnutrition.

But some say these improvements are not enough to stave off popular discontent. Beston said the surge in arrests is driven by a fear of an Arab Spring-style social uprising.

“The government has indicated they fear those protests and a mass-scale uprising moving to Ethiopia, and they have taken measures to prevent that from happening,” Beston said.

The political environment is too tight to allow for mass protest, said Ben Rawlence from Human Rights Watch (HRW).

“It’s not a question of whether the Ethiopians might follow the Arab Spring. They had a spring (in 2005) and it didn’t bloom into summer, it went back into winter,” he said.

Bereket insists most Ethiopians want to see the government develop, not topple it.

“We see cooperation being the rule rather than the exception. Most Ethiopian are cooperating to fight poverty and support good governance,” he said.

Bereket added this year’s arrests are in response to legitimate threats from both inside Ethiopia, and not as means to stifle dissent.

“These arrests are made because government had special evidence to incriminate the suspects,” Bereket said.

But both Amnesty and Human Rights Watch in November accused the government of using anti-terrorism legislation to stifle peaceful dissent, while Prime Minister Meles Zenawi has been accused of condemning suspects before trial.

In October, local media reported that Meles told parliament concerning those accused that “we know in our hearts that they are involved in terrorism acts.”

Some maintain Ethiopia’s strategic importance in the region — a relatively stable state in the volatile Horn of Africa bordering war-torn Somalia — allows the government to clampdown with little objection from donor countries.

Ethiopia, one of the top recipients of foreign aid in Africa, also provides bases for US surveillance drones reportedly monitoring Shebab insurgents, the Al-Qaeda linked group based in southern Somalia.

“It’s the same old story, (donors) believe quiet diplomacy is the best way of maintaining their access and their influence, they don’t want to endanger their relationship with the government,” HRW’s Rawlence said.

Some fear the tight political climate could spark an angry reaction from those angry at the crackdown.

“Sooner or later, really things can go horrid,” Merera said. “We can reach what you call a breaking point.”

Medidas para frenar a la Somalia fallida

Kenia quiere crear un nuevo ‘estado tapón’ para contener a Somalia

07:00h | Tristan McConnell, Nairobi (Kenia) | GlobalPost

Kenia pretende utilizar su invasión de Somalia para crear un estado semiautónomo y obediente llamado Jubaland. Las funciones de esta nueva ‘nación tapón’ serían contener el violento caos somalí y frenar su inmigración a tierras kenianas.

Kenia pretende utilizar su reciente invasión de Somalia para crear un ‘estado cliente’ semiautónomo en el sur del país, según algunos observadores cuyos análisis respaldan cables diplomáticos filtrados de EEUU.

El ‘estado tapón’, que se llamaría Jubaland, estaría encabezado por un ex ministro deDefensa somalí y protegido por un señor de la guerra islamista, tendría como objetivocontener el caos violento de Somalia y proteger las fronteras de Kenia (y por extensión su economía dependiente del turismo).

También podría quitarle a Kenia la costosa obligación de acoger a refugiadossomalíes, más de medio millón de personas que han huido de la guerra y de la hambruna y que ahora viven en una red de campamentos en Dadaab.

Pero los diplomáticos, analistas y los cables estadounidenses difundidos recientemente por Wikileaks arrojan dudas sobre las posibilidades de éxito de Kenia.

“Kenia se quiere inocular contra la amenaza de Al Shabab, y eso es comprensible, pero crear un estado tapón como Jubaland es una manera errónea de hacerlo”, asegura Rashid Abdi, un analista del International Crisis Group en Nairobi.

Kenia culpa a los islamistas somalíes de Al Shabab de secuestrar a cuatro extranjeros en su territorio, por lo que invocando su derecho a la autodefensa incluido en el Artículo 51 de la Carta de la ONU, a mediados de octubre envió tropas a Somalia.

La rapidez de la invasión y el amplio escepticismo sobre las denuncias de Kenia sobre la implicación de Shabab en los secuestros llevó a muchos a sospechar que la operación ya estaba planificada desde hacía tiempo. Por su parte, Shabaab niega cualquier implicación en los secuestros.

“No hay duda de que los kenianos esperaban desesperadamente un pretexto para entrar”, dice Abdi.

El Gobierno de Kenia ha admitido que la operación estaba planeada hacía “varios meses”, mientras que el análisis de los cables diplomáticos difundidos por Wikileaks demuestra que ya en 2009 se hablaba de crear un estado llamado Jubaland respaldado por Kenia en el sur de Somalia.

Jubaland (al que algunas veces también se le llama Azania) existió en tiempos coloniales y fue cedido a Italia por los británicos en 1924.

La versión moderna de este estado comprendería las regiones sureñas del Bajo y Medio Juba y Gedo, con su capital en la lucrativa ciudad costera de Kismayo, controlada por Shabaab y en donde se generan actualmente una buena parte de los 50 millones de dólares que la milicia islamista gana al año a través de ingresos portuarios.

Un cortés geólogo de formación francesa y ex ministro de Defensa llamado profesor Mohamed Abdi Gandi es el presidente “a la espera” de Jubaland, designado por Kenia en Abril.

Sus fuerzas armadas serían la milicia de Ras Kamboni, un grupo respaldado por Kenia que está liderado por Ahmed Madobe, un barbudo islamista de la línea dura y ex gobernador de Kismayo. Utiliza como base la ciudad fronteriza de Dhobley, por donde las tropas de Kenia entraron en Somalia el mes pasado.

El ministro de Asuntos Exteriores de Kenia, Moses Wetangula, ha propuesto la “Iniciativa Jubaland” a diplomáticos extranjeros en varias ocasiones desde finales de 2009, pero la respuesta ha sido fría.

Según una serie de cables diplomáticos filtrados, las autoridades de EEUU y Gran Bretaña se muestran en contra de un estado tapón respaldado por Kenia en el sur de Somalia. A su vez, los líderes de Uganda y Etiopía se han mofado en privado de la falta de experiencia militar de Kenia.

China, no obstante, se ha mostrado más favorable a la iniciativa. Según un cable filtrado de EEUU de enero de 2010, Kenia recibió de China “armas, munición, suministros y telas para fabricar uniformes para la… iniciativa Jubaland”.

A principios de este año se desplegaron a lo largo de la frontera alrededor de 3.000 combatientes somalíes entrenados en Kenia. Pero tuvieron menos éxito en la lucha contra Shabaab de lo que se esperaba. Los analistas dicen que el fracaso de estas milicias a la hora de asegurar una zona de amortiguación impulsó a Kenia a buscar una excusa para desplegar sus propias tropas para hacer el trabajo.

“La estrategia inicial de Kenia era utilizar a los jóvenes reclutados en campamentos de refugiados y hacer retroceder a Shabab, pero cuando el plan A no funcionó tuvieron que buscarse un plan B”, señala Abdi.

La operación Linda Nchi (Proteger el País), comenzó a mediados de octubre y “no es temporal”, según el general Julius Karangi, jefe de las Fuerzas Armadas de Kenia.

Unos 2.000 soldados kenianos, apoyados por tanques, aviones y helicópteros están luchando junto a la milicia de Ras Kamboni, y planean lanzar su primer gran asalto a la ciudad de Afmadow en los próximos días, antes de continuar su lento avance en medio de la espesa lluvia y el barro a Kismayo.

La presencia de soldados kenianos en la primera línea del frente le ha cambiado la cara al plan de Jubaland, al despojarse de la máscara del control somalí. Diplomáticos y analistas temen que esto puede condenar la iniciativa al fracaso o, lo que es peor,aumentar el conflicto.

Las fuerzas extranjeras tienen malas experiencias en Somalia. Su presencia se ha convertido a menudo en un catalizador para unificar a milicias de clanes divididos en contra de un enemigo común.

El presidente de Somalia, Sheikh Sharif Ahmed, ha expresado su enfado por la intervención militar de Kenia en su país, e interpreta la implantación de una región autónoma como una erosión más a su ya escasa autoridad.

Kenia está jugando un juego peligroso”, advierte Abdi, y señala que ya se advierten fricciones entre Madobe y Gandi. “Incluso si se llega a crear Jubaland, no hay garantías de que Madobe no se vaya a levantar contra el profesor Gandi si le nombran presidente”, asegura.

Arde la frontera de Etiopía y Somalia

Ethiopian Troops Said to Enter Somalia, Opening New Front Against Militants

By 

NAIROBI, Kenya — Witnesses along the drought-stricken EthiopiaSomalia border reported Sunday that hundreds of Ethiopian troops had crossed into Somalia with armored personnel carriers, heavy artillery and tanks, opening a new front in an intensifying international offensive against the Shabab militant group.

The Islamist insurgents of the Shabab are already battling Kenyan forces in southern Somalia and African Union peacekeepers in Somalia’s capital, Mogadishu. So far the reaction among Somalis, though, has been the polar opposite of what happened a few years ago, when Ethiopian troops invaded Somalia in 2006 and occupied the country for about two years, turning the population against them and fueling the rise of the Shabab.

This time, many Somalis say they welcome anyone who can get the Shabab out, even their historic enemy, the Ethiopians.

“What we need right now is only peace, and we don’t care about the identity of the peacemakers,” said Abdulle Ismail, a resident in the town of Guriel.

The Shabab have been terrorizing much of Somalia for years, instituting a harsh form of Islamic law in the territory they control and blocking Western aid groups from working in their areas during a time of famine. But the Shabab are now stretched very thin, with three of their major strongholds in the cross hairs of opposing forces.

African Union peacekeepers have been hammering the neighborhood of Deynile, the last Shabab outpost in Mogadishu, for weeks. Kenyan forces are slowly but steadily advancing toward the port of Kismaayo, a source of millions of dollars of port fees for the Shabab and possibly their most strategically important town. And now it appears that the Ethiopians are headed to Baidoa, a large town home to hundreds of Shabab fighters not far from the Ethiopian border.

The injection of Ethiopian troops is a risky move, Western officials say, because of the historic enmity between Ethiopia, a Christian-led nation, and Somalia, which is almost purely Muslim. The neighbors have clashed repeatedly since Somalia became independent in 1960, and in 2006, Ethiopian forces ousted an Islamist movement that controlled much of southern Somalia.

Last week, African Union officials said they were considering adding Ethiopian troops to the 9,000 peacekeepers in Somalia, who have taken heavy casualties recently.

But the American government, a close ally of Ethiopia, seems divided over the wisdom of this. Some diplomats in the State Department are strongly against the Ethiopians jumping into Somalia again, said one American official, while the Pentagon and the C.I.A. seem to support it.

“The feeling is that the Ethiopians have the muscle, and the Kenyans don’t,” said the American official, who spoke anonymously because of the delicacy of the topic. “But it would be much better for the Ethiopians to back these operations discreetly, maybe with air power and logistics, and not to storm in.”

Though Ethiopia is one of the poorest countries on earth, it boasts one of the largest armies in Africa.

In Washington, military and intelligence officials were monitoring the news media reports about the Ethiopian incursion but could not independently verify the offensive. A senior Defense Department official said it was too soon to tell whether the Ethiopian military action would weaken the Shabab further or hand the insurgents a propaganda boost.

A senior official with Somalia’s transitional government, a weak and unpopular entity that survives purely on outside support, said last week that Somalia’s president, Sheik Sharif Sheik Ahmed, did not want Ethiopian troops inside Somalia, but that he was powerless to oppose them.

Residents in impoverished villages along the Ethiopia-Somalia border said Sunday that in the past 24 hours, about 800 Ethiopian troops crossed into Somalia, towing heavy weaponry, and that they had begun to build small bases and work with a local militia.

“Brother, let the Ethiopians come because when the drought engulfed us, the Shabab prevented all kinds of assistance from reaching us,” said Leelo Ahmed, a mother of four children, living in the town of Beledweyne.

According to news services, Ethiopian officials publicly denied that any Ethiopian troops had entered Somalia, though some officials privately acknowledged that this was the case.

Kenya and Ethiopia blame Somalia’s instability for hampering their own economic development, and both countries consider the Shabab, who have pledged allegiance to Al Qaeda, to be a regional threat. Yet analysts say the countries may have ulterior motives and are intervening in Somalia to install their own proxy forces who will then serve the interests of Kenya and Ethiopia.

Analysts say the key to whether the Ethiopian incursion will work depends on how long the Ethiopians stay — and what exactly they do.

“As long as the army acts with some restraint, and as long as the U.S. is careful not to back the incursion (or give the appearance of backing it), the blowback in the central regions would probably be quite limited,” said Bronwyn E. Bruton, a democracy and governance expert who wrote a provocative essay published by the Council on Foreign Relations urging the West to withdraw from Somalia.

She added that had the Ethiopians avoided a “stupid two-year occupation of Mogadishu” in 2007 and 2008, the Shabab would not have been able to capitalize on the anti-Ethiopian feelings and go on to seize power in many parts of the country.

Mohamed Ibrahim contributed reporting from Mogadishu, Somalia.

 

Artículo sobre la carretera que partirá Serengeti

Desarrollo y ecología chocan en una carretera en Tanzania

Por: Jose Miguel Calatayud | 20 de noviembre de 2011

En mayo del año pasado, ecologistas de todo el mundo se echaron las manos a la cabeza: el Gobierno tanzano pretendía construir una carretera que atravesaría el parque natural del Serengeti, en el norte del país.

El Serengeti -junto con la reserva del Masai Mara en Kenia al otro lado de la frontera- forma un vasto espacio natural de unos 30.000 kilómetros cuadrados. Está formado por bosques, pantanos, cerros testigo y también por las extensas praderas y sabanas que para muchos representan la prototípica imagen de África. Aquí elefantes, cebras, jirafas y ñúes conviven de mejor o peor forma con leones, leopardos, guepardos y cocodrilos. Y éstos son sólo los animales más llamativos de la enorme y variada fauna presente. También hay antílopes, búfalos, jabalíes, hienas, hipopótamos, diferentes clases de monos…

Pradera en el Serengeti
Todas las fotos del post son escenas del Serengeti (Foto: Leon Berlotti / Flickr)

La idea del Gobierno tanzano era construir una vía de unos 480 kilómetros que enlazara las remotas comunidades del oeste del país, cerca del lago Victoria, con la zona costera en el este, donde se encuentra la capital económica, Dar es Salam.Y que atravesaría la parte norte del Serengeti. De hecho, el Banco Mundial dicesobre las razones por las que un tercio de la población tanzana vive bajo la línea de la pobreza: “El alto coste del transporte, particularmente a través de caminos rurales, bloquea el acceso a los mercados y al valor añadido de productos agrícolas necesario para aumentar los ingresos de los pequeños agricultores”.

Las autoridades defendían que la carretera contribuiría al desarrollo social y económico de la región aislada alrededor del Serengeti. Al permitir el transporte de personas y bienes, granjeros y pastores podrían vender sus productos en el resto del país y sería más fácil para el Gobierno ofrecer servicios en zonas hoy remotas. Actualmente, los habitantes del noroeste tanzano deben dar un rodeo de más de 400 kilómetros para dirigirse a Dar es Salam. Pero ecologistas, viajeros y turistas occidentales, junto con organizaciones tanzanas, criticaron el proyecto argumentando que el tráfico que supondría la carretera, por la que circularían camiones y autobuses además de coches, podría acabar con el ecosistema del Serengeti. Además, señalaban que la carretera y este tráfico interferirían directamente con la ‘Gran migración’.

Cada año, unos dos millones de animales protagonizan en este parque la mayor migración de mamíferos terrestres del planeta en lo que es uno de los mayores espectáculos naturales del mundo. Al inicio de la temporada seca en julio, alrededor de 1,7 millones de ñúes, acompañados de cientos de miles de cebras, antílopes y otros animales abandonas las praderas tanzanas del Serengeti y cruzan el río Mara hacia el norte en busca de pastos más frescos.

Es al cruzarlo cuando se producen las escenas más dramáticas, ya que allí aguardan decenas de cocodrilos para intentar darse un festín con estos mamíferos. Los grandes felinos, el hambre, la sed y el agotamiento también se ceban con estos ‘emigrantes’ durante su viaje, pero los supervivientes llegan a la reserva natural del Masai Mara en Kenia, más húmeda y donde en esta época del año les esperan pastos más frescos. Más adelante, a partir de octubre, los ñúes y sus compañeros comienzan el viaje de regreso al Serengeti en Tanzania. Su travesía sirve de reclamo turístico para cientos de miles de personas que cada año organizan safaris coincidiendo con la migración.

“Creo que el desplazamiento de cebras y ñúes entre este gran ecosistema que cubre Kenia y Tanzania debe ser preservada. Creo que la carretera dañaría la ‘Gran Migración’ hasta tal punto que podría convertirse en un hecho del pasado que las futuras generaciones no podrían presenciar”, me comentaba entonces Richard Leakey, afamado conservacionista y paleoantropólogo keniano. Si la carretera se construye, alertaban sus críticos, los animales tendrían que atravesarla durante la migración, lo que sería un peligro no sólo para ellos sino también para las personas y los vehículos que circulan por ella.

Serengeti3
(Foto: Stefan Swanepoel / Wikipedia)

“Cuando aparecieron noticias sobre la carretera, que probablemente destruiría este patrimonio, surgieron espontáneamente protestas en todo el mundo, incluyendo organizaciones ecologistas, gobiernos, donantes de fondos y decenas de miles de individuos”, cuenta David Blanton desde Nueva York. “Y también incluía a miles de personas en Tanzania”. Blanton es uno de los creadores deSerengeti Watch (Vigilantes del Serengeti), una organización internacional dedicada a la protección de este ecosistema. La iniciativa nació en Facebook como ‘Stop the Serengeti Highway’ (Detengamos la Carretera del Serengeti) un mes después del primer anuncio del presidente tanzano sobre el proyecto. Hoy cuenta con más de 44.000 seguidores de todas partes del mundo.

Además, el Serengeti es desde 1981 Patrimonio de la Humanidad de la Unesco,organización que también se ha mostrado contraria al proyecto y que en su momento rechazó el estudio de impacto ambiental realizado por el propio Gobierno tanzano. Esta respuesta internacional sorprendió a las autoridades, que desde un principio han afirmado que la carretera no tendrá consecuencias negativas para el parque.

No vamos a construir una carretera asfaltada a través del Serengeti, la carretera pasará alrededor para aliviar las serias dificultades que sobre el transporte afectan a las comunidades más pobres en la zona del parque”, explicaba entonces en un comunicado Jakaya Kikwete, presidente de Tanzania. “Pido a los activistas medioambientales que reconozcan este hecho y piensen sobre ello, considerar sólo un lado de la cuestión no es lógico”, añadió también en un discurso al respecto.

El Gobierno ha dicho que los 53 kilómetros que sí atravesarían directamente el parque natural serían simplemente un camino de grava que no interferiría con la migración animal. Y también ha señalado que el tráfico en ese tramo estaría muy controlado por los guardas del parque. “El Serengeti es una joya para nuestra nación para la comunidad internacional. No vamos a hacer nada que pudiera dañarlo”, insistía Kikwete.

Serengeti4
(Foto: William Warby / Wikimedia)

Pero las explicaciones y razones del Gobierno tanzano no convencen a sus críticos. “El problema no está en la superficie de la carretera sino en abrir esa zona al tráfico rodado de camiones, autobuses, furgonetas… justo en la zona de paso más crítica de la ‘Gran migración’”, afirma Xavier Surinyach. “Sería la ruina de ésta y conllevaría la ruina de todo el ecosistema; asfalto o grava es exactamente lo mismo”.

Xavier Surinyach, viajero empedernido y fotógrafo aficionado, ha estado en varias ocasiones en el lugar y es el líder de la rama española de la organización Serengeti Watch, presente en Facebook como Amigos del SerengetiÉl recuerda que hay sobre la mesa alternativa para construir una carretera que bordee el parque por el sur. Se trata de una propuesta del propio Banco Mundial y de la Sociedad Zoológica de Fráncfort (FZS, en inglés), que financia y colabora estrechamente en la administración del Serengeti y también se ha mostrado muy crítica con el proyecto. Según la FZS, esta vía alternativa “serviría a cinco veces más gente que la proyectada (por el Gobierno) y sería igual de útil para conectar los mayores centros regionales”.

Las autoridades tanzanas han rechazado este plan e insisten en seguir adelante con el proyecto original. Según Surinyach, “lo que ocurre es que hay compañías mineras que tienen la concesión sobre terrenos en la zona occidental del Serengetipero que están pendientes de tener una buena red de carreteras para empezar sus actividades”. Y comenta también que el Gobierno quiere explotar minas en el lago Natrón, al este del Serengeti, y que Uganda y Tanzania están colaborando para dar al petróleo ugandés una salida directa desde el lago Victoria a la costa a través de territorio tanzano, lo que también prevería una línea férrea. “El Gobierno de Tanzania es soberano y tiene la última palabra, pero el mundo en general tiene un interés colectivo en preservar el Serengeti, ya que es una de las mayores áreas naturales que aún quedan en nuestro planeta”, añade David Blanton de Serengeti Watch. “El Serengeti es un icono y un símbolo de los Patrimonios de la Humanidad y perderlo disminuiría nuestras esperanzas para ser capaces de proteger otros patrimonios que aún quedan”.

Serengeti6
(Foto: Calle v H / Flickr)

Por el momento, el Gobierno tanzano ha confirmado que va a seguir adelante y que se comenzará a construir durante este año fiscal 2011-2012, según recogió a finales de septiembre el periódico tanzano Daily NewsEste medio citaba a gente de la zona satisfecha por las oportunidades que creen les traerá la nueva carretera. “La conservación del Serengeti es muy importante pero creo que las necesidades de las personas merecen la misma atención”, me decía también el año pasado Madaraka Nyerere, columnista, promotor turístico e hijo del primer presidente tanzano, Julius Nyerere.

Nyerere me comentaba divertido el ejemplo de los habitantes de un poblado en el Serengeti, a quien las autoridades obligaron a retirar antenas parabólicas de sus casas “porque no encajaban con la percepción de los turistas que iban de safari”. “Creo que algunas de las objeciones contra esta carretera podrían estar influenciadas por los mismos sentimientos”, concluía entonces Nyerere, con quien no ha sido posible contactar para este artículo.

Y tú, qué crees que debe pesar más, ¿el desarrollo de comunidades pobres o la protección del medio ambiente? ¿Debemos respeta la decisión de un Gobierno democrático para desarrollar su territorio o los grandes ecosistemas como el Serengeti pertenecen a toda la humanidad y todos tenemos voz y voto?

Artículo sobre el khat en el cuerno de África

La ruta del khat

POR MALCOLM OTERO BARRAL
La consumen a diario el 80% de los hombres en zonas de Etiopía, Yemen y Somalia, que con ella sobrellevan sus vidas de penuria. Es una planta estimulante que en buena medida mantiene la economía de una de las zonas más depauperadas del mundo.

Imágenes televisivas de Yemen. La mayoría de los hombres mascan algo inmenso que casi les desfigura la cara. Es el khat, una planta estimulante prohibida en casi todos los países pero que está permitida en lugares como Etiopía, Yemen o Somalia. Una droga que, en algunas zonas, la consumen a diario el 80% de la población masculina.
Lo primero que me viene a la cabeza es que debe de parecerse a la planta de coca. Los países consumidores, tanto en la península arábiga como en el cuerno de África, sufren condiciones climáticas muy extremas y es lógico pensar que el khat es un producto de fácil acceso que ayuda a soportarlas. Pero no tienen ningún parecido químico. El khat contiene unos potentes alcaloides psicotrópicos y es más parecido a la anfetamina. Aunque casi desconocido en países occidentales, es ilegal en Estados Unidos y Europa con la excepción del Reino Unido, cuyos ciudadanos –sobre todo los de origen somalí, etíope o eritreo– pueden mascar khat sin restricciones legales.

Las facultades eróticas 
Es también un problema social que preocupa a los gobiernos de los países de mayor consumo: los jóvenes están cada vez más enganchados y el hábito se extiende entre las mujeres. Sin embargo, en el caso de Etiopía la exportación de esta planta es una de las principales fuentes de divisas y es indispensable para el equilibrio de su frágil economía.
Llego al aeropuerto de Dire Dawa, la segunda ciudad de Etiopía, donde me espera Abdul Ahmed, que me guiará por el cultivo y los secretos del khat en una de las zonas de mayor producción del país. Él consumió durante años, pero como no dormía por las noches su rendimiento diurno se resentía y, en consecuencia, la economía familiar. También mermaba sus facultades eróticas, «sobre todo el khat más rojizo». Comenta sin dramatizar que «muchas familias se lo dan a sus hijos para que estudien mejor», aunque él «jamás» se lo ha dado a los suyos, puntualiza serio.
A menos de una hora en coche de la agitación y del calor asfixiante de Dire Dawa empezamos a ver colinas de arbustos verdes de khat. «Antes estas plantaciones eran de café pero la caída del precio en los mercados y el aumento del consumo de khat hizo que los agricultores cambiaran de cultivo. El khat es mucho más rentable».Aparcamos en la cuneta y nos adentramos entre los arbustos. En seguida nos increpa una voz en amárico, lengua oficial de Etiopía, y aparece un hombre con una pequeña hoz y sus dos hijos. Se llama Jamal Musa y, tras las explicaciones de Abdul, me ofrece todo un cursillo de recolección. Según parece, su plantación es de muy buena calidad y puede vender un kilo por 800 birrs (unos 24 euros) en el mercado de Aweday que está a apenas media hora.
El mercado es un lugar bullicioso y colorido con tránsito permanente de gente cargada con fardos de ramas de khat, y de mujeres y hombres vendiendo sobre una alfombra de hojas verdes en medio de la calle. Las transacciones son rápidas, apenas hay negociación. El precio oscila entre 500 y 800 birrs. Abdul explica que la mañana es para el mercado interno y, cuando anochece, hay otro turno para exportarlo en avión a diferentes ciudades. El khat se consume fresco, por lo que su suministro debe ser diario.
Una vez en Harar, ciudad amurallada en la que vivió Arthur Rimbaud durante una década, compruebo que algunos hombres se reúnen en una suerte de tiendas precarias para beber té y mascar. El khat les mantiene despiertos y hace fluir la conversación. Se les ve de buen humor y despabilados aunque Murad, el más joven de todos, confiesa que llevan allí más de cuatro horas tumbados o sentados entre tallos defoliados de khat.
De vuelta en el mercado de Aweday, el espectáculo vespertino es si cabe mayor. Decenas de camiones y de coches van y vienen repletos de khat. Es casi imposible moverse y los hombres cargados me arrollan a su paso. Hay menos mujeres que por la mañana y me doy cuenta de que no necesitan pesarlo. Lo calculan por su volumen y lo cierto es que los haces son casi del mismo tamaño.
Asad es lo más parecido a un broker en este mercado. Me dice que cada noche salen unas cinco toneladas con destino a los aviones de carga. Hay varias compañías pero él trabaja sobre todo con Suhura Airways, que lo transporta a la Somalia etíope, a Yibuti e incluso al mayor enemigo del país, Somalia, con el que Etiopía ha estado recurrentemente en conflicto por la disputada zona del Ogadén.
Justo esa zona de conflicto es una de las de mayor consumo masivo y vuelo a Gode, uno de los aeropuertos más remotos del país en la región Somalí. Es un lugar desértico e inhóspito que recibe los azotes de la hambruna y que sufre la tensión de las armas tanto con la vecina Somalia y los islamistas radicales de Al-Shabab como con los grupos independentistas (o irredentistas) que quieren formar parte del país vecino. Nada más llegar salta a la vista que tanto el grupo étnico como la lengua han cambiado. Todos son somalís y musulmanes. No hay ningún otro blanco y nuestra piel pálida (la mía y la del experto en África, Miquel Ribas) contrasta mucho más que en Dire Dawa. Son altos, delgados, más oscuros y no están habituados a recibir visitas.


Incompatible con madrugar 
La búsqueda de un lugar donde dormir, un coche y un conductor es más compleja de lo esperado. Al fin conseguimos un cuartucho sin agua ni electricidad, un desvencijado todoterreno y que Abdullah nos haga de guía y traductor. Es sábado y el pueblo rezuma cierta calma tensa; hombres reunidos y alguna mujer solitaria con niqab . Hay poco movimiento y solo se aprecia cierta batahola en una choza. Es la tienda del khat. Todos compran un ramillete por el que pagan 100 birrs. Abdullah también compra uno para acompañarnos al desierto. Confiesa que solo compra los fines de semana porque para su trabajo necesita madrugar y eso es incompatible con los efectos del khat. Gana unos 3.000 birrs y los meses que masca poco consume 800 en khat, un 25% de sus ingresos.
En el desierto nos encontramos con unos camelleros y Abdullah negocia que podamos ir a su aldea. Está junto al río Shabelle, que concentra en su ribera la escasa vegetación de esta parte del Ogadén. Es un poblado muy humilde hecho con ramas secas y que parece el esqueleto de un campamento. Telas y pieles cubren las mejores chozas. Según parece, las jóvenes vigilan las cabras y los camellos son cosa de hombres. O de niños; muchos pastores no superan los 12 años. Algunos no habían visto nunca a un blanco y nos observan con asombro. Hay cierto alboroto entre los más mozos por nuestra presencia y quieren demostrarnos cómo nadan en el río aunque hay cocodrilos.


Policías nada cordiales 
Abdir, el más anciano, también se acerca y nos explica que los hombres pasan el día lejos de las mujeres y de los niños pequeños, y que cada esposa tiene su cabaña; si un hombre tiene dos esposas, debe proveer a cada una con una choza independiente. Cuando le preguntamos por el khat, no duda: «Es mucho mejor que el alcohol y lo permite la ley de Mahoma».
De vuelta a Gode, las autoridades nos retienen toda la noche y nos interrogan. Decenas de veces las mismas preguntas: «¿Qué hacen aquí, para quién trabajan, con quién han hablado?». Son educados pero nada cordiales. Ya en el 2008 habían expulsado de esta región a muchos cooperantes. Además de no poder garantizar la seguridad de los extranjeros, no quieren intrusos haciendo preguntas y observando posibles movimientos militares. Nos someten a varios interrogatorios; les parece inverosímil que haya turistas en una de las zonas más peligrosas del planeta y, tras prohibirnos hacer fotos, nos llevan en el coche policial al aeropuerto.
Mientras esperamos instrucciones de la policía, veo llegar un avión de Suhura Airways. Es el cargamento diario de khat que llega cada mañana desde Dire Dawa. De manera irreflexiva, hago una foto del avión aunque, afortunadamente, mi imprudencia pasa inadvertida y nos llevan a un cuartito para interrogarnos de nuevo. Justo antes de escoltarnos al avión, me registran por enésima vez y pienso que no me sorprende que una población que carece de agua corriente y disfruta tan solo de unas pocas horas de electricidad al día tenga un vuelo de carga con frecuencia diaria. Y que no traiga alimentos ni herramientas. Solo khat. Definitivamente es una droga y un negocio muy lucrativo.